fbpx

Inicio -> Blog -> Entrada

Información

Autor: Saul Carro
Fecha: abril 18, 2021
Categoría: Novedades

Cuando recién incursioné en el mundo de emprender, una de las frases que más llamó mi atención fue “las empresas como vía para mejorar el mundo”. Si bien parte de mi finalidad como psicólogo es promover el bienestar en los otros, el terreno empresarial me ofrecía la posibilidad de continuar con aquella finalidad pero a gran escala.

Alineados a esa filosofía comencé a introducirme más en el mundo empresarial. Fue ahí donde encontré la pirámide D-I de Robert Kiyosaki. Esta pirámide es un mapa para tener éxito en los negocios. En ésta pirámide hay 3 elementos principales: la misión, el equipo y el liderazgo. Hoy quiero centrarme en la base que sostiene al triángulo; la misión empresarial.

El mismo Kiyosaki dice que “un negocio necesita una misión espiritual y una misión de negocio para tener éxito” aquella empresa que no tiene una misión espiritual tiende al fracaso. La misión de un negocio es satisfacer una necesidad del cliente, y si satisface esa necesidad y la satisface bien, el negocio comenzará a ganar dinero.

Entonces aquí, más allá de hacer una filosofía empresarial (misión, visión, valores) como mero requisito habría que dedicarle un momento para insistir en cómo es que mi producto o servicio le entrega valor al cliente, qué necesidades cubrirá y como la satisfacción de estas necesidades pueden generar un cambio personal y con ello un cambio social.

No hay personas buenas o malas. Nosotros nos comportamos bien cuando nuestras necesidades están satisfechas y mal cuando estamos insatisfechos. La felicidad es estar satisfech@ en cada área y si como empresa satisfacemos las necesidades del cliente, pondremos un granito de arena para la felicidad de cada cliente. Ya A. Maslow nos dio una guía de las necesidades humanas: fisiológicas, de seguridad, afiliación, reconocimiento y autorrealización.

Insistir en el “intangible” nos va a permitir notar el ADN de nuestra empresa. Aquello para lo que fue construida, más allá de una máquina de hacer dinero. Por ejemplo, Centro Laakin no ofrece ni vende terapia psicológica; ofrecemos que el otro pueda estar mejor, entonces esa se convierte en nuestra misión con espíritu. Nosotros tratamos (y todos  nuestros procesos están dirigidos a esa misión) de satisfacer una necesidad de autorrealización. 

El siguiente aspecto en el triángulo, es el equipo  que cuando los colaboradores se alinean a esa misión y se la apropia “se ponen la camiseta” (que además es congruente con sus propios valores y filosofía personal) entonces ellos también colaboran más allá de una gratificación económica, lo hacen porque la empresa les entrega un sentido, una posibilidad de trascendencia; entonces el engranaje funciona y la empresa se convierte en un agente de cambio tanto para el cliente interno como para el externo.

Psic. Saul Carro

Psicoterapeuta, especialista en familia, pareja y organizaciones.

Socio y Fundador de Centro Laakin.

storrescarro@gmail.com

FB Saúl Carro