fbpx

Inicio -> Blog -> Entrada

Información

Autor: Gina López
Fecha: febrero 15, 2019
Categoría: Novedades
Hablar en público no significa necesariamente hablarle a un auditorio de cientos de personas, o hacerlo desde un escenario y con un micrófono; simplemente al conversar con alguien más, una, dos o diez personas, ya estamos hablando en público y quienes nos escuchan se están formando una imagen de nosotros.
Vivimos en una sociedad acostumbrada a calificar a las personas por su apariencia, esto en gran medida por la falta de tiempo para conocer a fondo a los demás; calificamos, aprobamos, compramos o contratamos a alguien por la “química” o la “impresión” que generó en nosotros al momento de presentarse.
Por ello es imprescindible prepararnos para que cada una de nuestras presentaciones de ventas, charlas entre amigos, entrevistas de negocios, clases o exhibiciones públicas, causen la mejor de las impresiones en quienes nos escuchan, y que ello redunde en la compra de los productos y servicios que ofrecemos; evitar malos entendidos con los amigos o afianzar su amistad; cerrar negocios; compartir de manera efectiva lo que sabemos con nuestros alumnos o público; y de esa manera trascender.
Para realizar una presentación realmente poderosa, que generé un alto impacto en tu público, te recomendamos trabajar en los siguientes aspectos:
1. Recursos Personales
Los recursos personales son la voz, la postura, los gestos, ademanes, el dominio escénico, la imagen, y todo aquello que forma parte de la persona a la hora de estar frente a un público.
Se desarrollan poniéndolos en práctica y son una herramienta poderosa para despertar en la audiencia el deseo de permanecer escuchándonos. Una voz cálida, agradable, con diversa modulación y ritmo, permitirá que el público capte el mensaje de manera efectiva.
El lenguaje corporal juega un papel importante para que esto suceda, ya que hay que ser congruentes con lo que decimos y la manera en la que lo decimos; muchas veces el lenguaje corporal se ve afectado por el nerviosismo, restando los movimientos inconscientes impacto a nuestro mensaje o volviéndolo confuso.
2. Estructura del mensaje
La estructura es la forma en la que organizamos las ideas, pláticas o exposiciones, en una secuencia lógica. Para decidir cuál es la estructura más adecuada para nuestra presentación, debemos definir los objetivos de la charla: El objetivos general (informar, inspirar, entretener, persuadir) y el objetivo específico, que se refiere a la reacción que queremos generar en el público. Habiendo decidido esto, podremos seleccionar la estructura más adecuada para alcanzar nuestros objetivos.
3. Apoyos visuales
Existen tantos apoyos visuales como nuestra creatividad nos permita imaginar, sin embargo uno de los apoyos visuales más usados en la actualidad es la proyección de diapositivas de power point. Si optas por usar este programa, debes tomar en cuenta ciertos lineamientos que son de sentido común. Cómo evitar saturar de letras e imágenes la diapositivas, en lugar de ello procurar que sean creativas, oportunas y que se adapten a la audiencia. También hay que recordar que sólo son un “apoyo” tanto para el presentador como para el público, por lo tanto, la presentación power point no debe competir con el orador, ni el orador debe reducir su participación a simplemente leer diapositivas, esto le resta cualquier impacto positivo a nuestra presentación.
4. Adaptación a la audiencia
Existen diversas audiencias y cuando logramos que recuerden el mensaje, al orador o mejor aún, cuando logramos que actúen, es cuando se ha logrado una buena conexión. Para esto hay que adaptar a cada público el mensaje que se presenta y alcanzar el objetivo de persuadirlos o inspirarlos.
El reto de mantener a una audiencia con atención plena en nuestro mensaje es enorme y no se consigue de la noche a la mañana, sin embargo es posible elaborar presentaciones poderosas que causen un alto impacto en quien nos escuchan, pero ello implica preparación y mucha práctica, así que te recomendamos encontrar el espacio que te permita practicar estas habilidades o buscar a expertos en el tema, que puedan evaluar los recursos que ya posees y ayudarte a desarrollar los que aún requieras.
La inversión de tiempo, dinero y esfuerzo vale la pena, ya que “no hay una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión” y en el intento o creencia errónea de no requerir preparación, corremos el riesgo de ver pasar muchas oportunidades.
L.C.C. Georgina López Miranda
Más de 20 años de experiencia desarrollando técnicas para hablar en público a través de diferentes medios.

Fundadora de diversos clubes Toastmasters en Cancún y la península de Yucatán.

Ha sido catedrática de las materias de radio, comunicación, y expresión oral en diversas universidades.

Certificada en la impartición y diseño de cursos presenciales y online.
Campeona de concursos de oratoria a nivel nacional.

gina@kappacita.com
FB Georgina López Miranda